Saltar al contenido

Cuida tu corazón, es mejor prevenir que tener que curar

Prácticamente podríamos gastar fortunas en medicamentos para sanar de alguna enfermedad, situación que fácilmente se puede prevenir realizando algunos cambios en nuestro estilo de vida.

Existen diversas enfermedades cardíacas y entre ellas están: Enfermedades de Hipertensión y Arteria Coronaria, La hipertensión consiste en que la presión arterial se eleva y esta puede empeorar las afecciones de las arterias coronarias y de las que irrigan el cerebro. Cuando se dañan las arterias que irrigan el cerebro puede producirse un derrame cerebral. La Hipertensión puede causar daños significativos como derrames, ataques cardíacos, enfermedades arteriales y renales.

Cuida-tu-corazon

¿Qué puedo hacer si padezco de Hipertensión?

Se requiere que puedas hacer cambios en tu estilo de vida como por ejemplo, dejar de fumar, comer sanamente, tener una dieta balanceada, hacer ejercicio.

Olvídate de la vida sedentaria, esto te traerá más problemas de salud de los que ya padeces, pies hinchados y dolores musculares cuando decidas caminar o realizar alguna actividad física.

30 Minutos al Día

El ejercicio no debe de faltar en tu vida, ya que al caminar al aire libre podrás respirar suficiente provisión de oxígeno para tu organismo. Caminar mínimo treinta minutos diarios ayudará a tu corazón a mantenerse en forma y tú podrás lucir muy bien.

Vigila lo que Comes

El comer es un gran deleite, y tú lo puedes disfrutar comiendo sanamente y al mismo tiempo cuidar de tu corazón, reduce el azúcar refinado y almidones en todo lo que consumas como por ejemplo: pan blanco, gaseosas y refrescos.

Debes de consumir más legumbres (arvejas, lentejas, soya) que mejora la salud cardiovascular. Al consumir nueces el riesgo de enfermedades coronarias disminuye, bebe abundante agua para disminuir el riesgo de un ataque cardíaco.

Si deseas iniciar un cambio en tu vida este es el momento, tu corazón te lo agradecerá.

Agua, vital líquido para sentirte bien

La vida es agua y sin ella no hay vida. El simple hecho que el agua constituya más del 50% del peso de tu cuerpo la hace algo tan indispensable y de mucha importancia en tu vida. Toma en cuenta que el tejido adiposo o graso contiene muy poca cantidad de agua, por lo que el porcentaje de la misma en un obeso es inferior al que presenta una persona en buen estado físico.

El agua es un líquido indispensable en el funcionamiento de tu organismo: pues los productos de desecho se expulsan a través de la orina y las heces; a la vez el agua regula tu temperatura corporal, lubrica tus articulaciones y contribuye a dar la forma de tu cuerpo, pues este vital liquido no es comprimible.

Agua-liquido-vital

Beber agua sin esperar a la sed

Con el sol y el calor tu cuerpo suda más y por supuesto la cantidad de agua que pierde tu organismo es mayor. Esto puede provocarte ciertos malestares por lo que es fundamental reponer esa cantidad de agua en el menor tiempo posible. Es importante que todo el día te mantengas hidratado.

La boca seca ya es síntoma de deshidratación por ello no debes esperar a tener sed para tomarte un vaso de agua, es conveniente beber de 8 a 10 vasos de esta a lo largo del día.

Síntomas de la deshidratación

Pero no sólo el sol, el calor y el ejercicio pueden requerir aporte extra de agua. Al presentar fiebre y especialmente diarrea y/o vómitos (cuya frecuencia aumenta en la época de verano),  es necesario ingerir una mayor cantidad de este valioso líquido.

Dolores de cabeza y migraña también pueden ser ocasionadas por la deshidratación, debes mantener tu cuerpo hidratado y la mejor opción es tomar agua.