Saltar al contenido

Remedios naturales para las varices

Remedios naturales para las varices
Vota este artículo

A veces parece que las venas con varices salen así de la nada cuando menos lo esperas, sin importar raza, género o condición. Está más propenso en personas que ya pasan de los 60 años de edad, y generalmente no se consideran como un gran problema, pero podrían serlo; depende del estado general de tus venas).

varices

Las venas son los tubos de nuestro organismo, que bombean sangre por todo el cuerpo, es por ello por lo que muchas organizaciones dedicadas a la salud han venido recomendando ciertos remedios naturales, algunos muy típicos y otros más prácticos, todo gracias a lo que nos puede proveer nuestra farmacia natural, la naturaleza.

Puede que te interesen estos remedios naturales para combatir las tiroides

Según investigaciones, se calcula que alrededor de más de 40 millones de personas en Norteamérica tienen venas con varices. Esta anomalía afecta más que todo, los miembros inferiores de nuestro cuerpo, como las piernas y los pies. Es diferente de esas líneas vasculares, que no son tan notables a menos que tengas la “Nariz del bebedor”, que hace que esas líneas vasculares, poco bonitas, aparezcan en la nariz. Evitar el consumo de alcohol te ayudará a disminuir esas venas de la nariz.

Las varices un problema de todos

Aunque tendemos a pensar en ellos como un problema de la mujer, tanto los hombres como las mujeres desarrollan venas con varices, esas venas abultadas que parecen grumosas y de color oscuro (generalmente azul o morado). De hecho, según el Departamento de Salud y Ciencias Humanas de Estados Unidos, en sus siglas en inglés (DHHS), estiman que entre el 50 y el 55 % de las mujeres y entre el 40 y el 45 % de los hombres padecen algún tipo de problema vinculado con el sistema venoso, aumentando las afecciones cada año.

Según un informe del año 2012 publicado en el Journal of the American Medical Association, entre las opciones para el tratamiento algunas podrían denominarse conservadoras (por ejemplo, medicamentos, medias de compresión, cambios en el estilo de vida) a aquellas mínimamente invasivas (por ejemplo, escleroterapia o ablación endoluminal) o más invasivas (técnicas quirúrgicas).

Un estilo de vida y tratamientos

Son siempre un síntoma de un trastorno de insuficiencia venosa subyacente. Esto es cierto ya sea que experimente o no otros síntomas como dolor e hinchazón. Si visita a un dermatólogo o un médico para hablar sobre las opciones de tratamiento, es probable que le aconsejen que primero haga ciertas modificaciones en el estilo de vida antes de considerar la cirugía u otros métodos.

Entre los remedios naturales para mitigar el problema y mejorar nuestra circulación sanguínea, podemos encontrar los siguientes:

Vinagre de Sidra de Manzana

Este sirve como un tratamiento muy bueno y natural para tratarlas. Es un producto natural para la limpieza del cuerpo y también mejora la circulación ocasionando mayor fluidez de la sangre. Una vez que la sangre comience a fluir de forma natural, dígale adiós a la pesadez y ese abultamiento de las venas.

Aplique el vinagre de la sidra de manzana sin que este se haya diluido, directamente en la piel sobre las venas con varices y haga suaves masajes en la zona afectada. Hágalo siempre todos los días antes de dormir y nuevamente por la mañana. Repita el uso de este remedio natural durante varios meses, hasta que haya observado una reducción en el tamaño de las venas.

Pimienta de Cayena

Otro de los remedios naturales es este ingrediente, rico en vitamina C y bioflavonoides, ideales para aumentar la circulación sanguínea y aliviar el dolor de las venas inflamadas y abultadas; para usarlo agregue una cucharadita de esta pimienta en polvo a una taza de agua caliente y revuelva bien. Se recomienda tomarla tres veces al día durante unos cortos meses.

Aceite de Oliva

El aumento de la circulación sanguínea es esencial para tratar las venas con varices. Masajear con aceite de oliva es otro método muy bueno para ayudarnos con la circulación, disminuyendo así considerablemente los dolores en las zonas afectadas. Debe mezclar en cantidades iguales un poco de aceite de oliva con aceite de vitamina E, caliente esta mezcla y aplíquelo en las venas, debe estar tibia la mezcla. Haga este procedimiento unas dos veces al día durante uno o dos meses, con rutinas de varios minutos por día.